Articulos



   

La reunión-café en sí no tiene un propósito para cada mes. Son unos encuentros que surgieron por casualidad. En principio servía para hablar de temas espirituales, los cuales no todos podían hablar en cualquier entorno. A raíz del éxito que se obtuvo, se fueron enriqueciendo con otras ideas. Algunas veces hemos organizado esta actividad de forma imprevista aprovechando la visita de alguna persona interesada en estos temas o alguien que ya esté moviendo cosas en este camino a través de sus cursos y charlas en otras ciudades, u haciendo otras actividades sin ánimo de lucro como en el caso de Agartam. Conocer a un invitado desde esa cercanía e intercambiar experiencias con tanta naturalidad suele ser muy enriquecedor por las nuevas ideas que se aportan mutuamente y por todo lo que se aprende, como por ejemplo cuando vino Alicia a Fuerteventura. Hay una gran diferencia en conocer a una persona como conferenciante y conocerlo desde tan cerca como otra persona más porque `se rompe el hielo´ aparente y se produce una gran apertura en el corazón, especialmente para las personas aún nuevas en estos temas. En general se puede decir que la reunión-café nos ayuda a abrir el corazón y aclarar muchas ideas. 


Con esta actividad, muchas personas han logrado romper con su timidez y expresar abiertamente ciertas experiencias `diferentes a lo normal´ que estaban pasando, para después darse cuenta que en el fondo todos somos iguales. El beneficio no se ha visto solamente para los participantes sino también para las personas que trabajan en los sitios donde nos reunimos porque a veces no pueden evitar de oír esas conversaciones y terminan `contagiándose´. En algunas ocasiones incluso nos han llamado `el grupo de la buena gente´. 


En la reunión-café que hacemos mensualmente, a veces simplemente compartimos experiencias enriquecedoras, en otras ocasiones organizamos `juegos´ basados en la intuición. Estos a veces surgen de forma espontánea en ese momento como en este primer ejemplo:

1 - Ese día había algunas personas nuevas. Como no se conocían entre sí, se formaron pequeños grupitos estando en la misma mesa, cada uno hablando despacito de sus cosas, dos personas por una parte, tres por otra, y así. También vi que algunas personas apenas estaban hablando. Como coordinadora del grupo, pedí ayuda a mis guías para que todo sea más participativo. Y la idea llego.

Pedí a una persona que indicara a la de su lado para empezar a decir mentalmente el alfabeto. Después de unos segundos, le tenía que avisar para parar. Por ejemplo, la primera persona paró en la `S´. Le pregunté la primera palabra que le venía a la mente con esa letra. Me dijo `sábanas´. Le pregunté lo que significaba para ella. Entre ella y animando a otros, intentamos descifrar el mensaje para esta persona. Después ella tenía que hacer lo mismo con la persona a su lado. Al final no sólo se llevaron un mensaje para el alma, sino todos terminamos disfrutando mucho, como si fuéramos una familia. Inconscientemente se produjo una apertura del corazón. 


2 - A veces llevamos mensajes escritos en papeles para que cada uno elija uno, o las cartas de los ángeles, etc... En una ocasión se me ocurrió llevar pequeñas cositas de la casa - llavero, calcetín viejo, una cajita vacía de calcio de tortuga, trapito para limpiar gafas, unos mini platos de plástico, unas semillas que tenía en casa, etc... pequeñas cosas que me fueron llamando la atención. Las fui metiendo en una bolsa pocos minutos antes de salir. Allí pedí a cada uno que cerrará los ojos y sacará algo para después descifrar su propio mensaje, a ver lo que le decía ese objeto o a lo que le recordaba. Esa reunión-café fue un éxito porque a través de un juego tan sencillo, todos lograron entender algún pequeño cambio que necesitaban hacer en su vida en ese momento. 


Para una persona, no tenía que preocuparse tanto por la comida de sus hijos; la otra tenía que centrarse más en si misma que en los demás; otros descubrieron que su misión por ahora era dedicar más tiempo a la sanación; otra tenía que tomar las cosas más despacio en vez de correr tanto; de esta manera cada uno logró entender su propio mensaje.

En otro momento diferente se me ocurrió llevar refranes interesantes que fui encontrando en internet, como por ejemplo:- `Tu mejor maestro es tu último error´, `El que teme sufrir ya sufre el temor´, `Si cada uno barriera delante de su puerta, ¡que limpia estaría la ciudad!´, `Comienzo con la premisa de que la función de un líder es producir más líderes, no más seguidores´, `No puede impedirse el viento, pero pueden construirse molinos.´

Como siempre, a cada uno le tocó lo que necesitaba oír. 


3 - Muchas personas que atienden las meditaciones no entiende muy bien ciertas palabras que se usan allí. Este juego es para animarles en ese tema, para que pierdan el miedo e intentan explicar lo que ellos entienden en ese momento, y si no, entre todos se les ayuda. 

Os acordáis de aquel juego de la infancia donde se doblaba un papel cuadrado de una forma concreta para agarrarlo entre los cuatro dedos, dos de cada mano, y se escribían 8 números? Según el número elegido, había un mensaje escondido detrás. En esa reunión-café pusimos preguntas como - ¿Que significa una frecuencia vibratoria? ¿Qué es para ti la luz? ¿Cómo se puede amar de forma incondicional? ¿Qué entiendes por `estar centrado´? ¿Porque recomendarías meditar? Y más preguntas por el estilo. Este juego sirvió para descubrir la inmensa sabiduría que llevaba cada uno en su interior y ni siquiera era consciente de ello. 


4 – En la última reunión-café consulté con mis guías con unos días de antelación y me recomendaron hacer una misma pregunta a todos – ¿Que era lo último que les había enseñado la vida? Ese día se desbloquearon muchas emociones y sentimientos retenidos hace tiempo. Las respuestas fueron variadas y nos sirvieron de gran ayuda a todos. 

Otra pregunta puede ser - En este momento si tuvierais la disponibilidad necesaria, ¿Qué haríais para vosotros mismos? ¿Cómo pueden lograr ese objetivo? 


5 – Otro de los juegos interesantes puede ser preguntar a cada uno las tres cosas o personas a las que agradecerían y porque. Eso ayuda enormemente a valorar pequeñas cosas que a veces pasan desapercibidas entre el corre-corre de cada día. 


6- Otro variante del mismo juego puede ser nombrar tres situaciones que les gustaría perdonar, porque y como lo harían. Seguramente serviría para liberarse o aprender a liberarse de ese peso de culpabilidad que llevamos arrastrando a veces hace años. 



7- En uno de los encuentros, mis guías me indicaron que pidiera a una de las chicas que estaba trabajando allí, abrir el libro de Alicia, `Las enseñanzas de Jesús´. Primero nos pregunto si formábamos parte de una secta, pero después, al recibir su mensaje termino muy emocionada. 



8 – En la reunión-café se trata de elevar la vibración de una forma muy natural, como deberíamos de hacerlo todos en la vida diaria, en cada momento, en cualquier lugar. A veces las personas llegan allí muy preocupadas por sus temas personales. Al poco rato, se olvidan, se contagian del ambiente de felicidad y bienestar, y de repente les llega la solución. 



9En la Pachamama por ejemplo hacen una reunión-desayuno desde el año 2000 todos los miércoles por la mañana y así siguen después de haberse reunido con Agartam. Una idea estupenda para poder escuchar con tranquilidad a los que lo necesitan y guiarlos de la mejor manera posible. 



Hay otros profesores de yoga que lo están haciendo de forma independiente una vez al mes para ayudar al grupo a liberar sus bloqueos, preguntándoles lo mejor que les ha pasado incluso lo peor para ayudarles a ver la misma situación de forma positiva. 



De eso se trata reunión-café – tomar un tiempo para reunirse, para hablar y encontrarse con uno, para poder ver las cosas con más claridad antes de volver a incorporarse en el día-a-día.